1 of 33
Nelson family
Dr. Russell M. Nelson during an operation.

Read in English  |  Leia em Portugus  |  Auf Deutsch lesen

CIUDAD DE LAGO SALADO — Tan rápido como la sangre fluye en la aurícula derecha del corazón paralizado del Presidente Spencer W. Kimball, un tubo la bombea desde su cuerpo hacia una máquina cercana a la mesa de operaciones.

El Dr. Russell M. Nelson observa detenidamente la cavidad torácica. La sala huele a sangre cauterizada de vasos sanguíneos y arterias. Hace poco tiempo esto era impensable. Cuando él ingresó a la escuela de medicina, operar en un corazón vivo era un pecado médico.

La sangre que fluía hacia la máquina había estado retornando al corazón del Presidente Kimball luego de un viaje a través de su cuerpo. La máquina hace el trabajo del corazón y los pulmones. Un oxigenador elimina dióxido de carbono y aporta oxígeno. Luego la máquina corazón-pulmón devuelve la sangre a la aorta, la cual la envía hacia su cerebro, y dedos de manos y pies.

Esto es un baipás de corazón en 1972. El Dr. Nelson es uno de los pioneros del procedimiento. Sus contribuciones fueron cruciales para el desarrollo de la máquina corazón-pulmón que ahora mantiene vivo al Presidente Kimball.

Late LDS Church President Spencer W. Kimball speaks with Elder Russell M. Nelson, who performed life-saving open-heart surgery on President Kimball and now has followed in his footsteps to become president of The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints. | Nelson family

Pero esta operación es particularmente peligrosa. Él ha advertido a este líder de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días que el riesgo es extremadamente alto. Anteriormente, nadie había tratado jamás de parar el corazón de un hombre de 77 años de edad y reparar dos problemas diferentes.

Inicialmente, el Presidente Kimball se había resignado a la muerte. Pero la razón por la cual está en esta mesa de operaciones con las manos de Nelson en su pecho tiene que ver totalmente con la inmensa auto disciplina del doctor, sus habilidades quirúrgicas de renombre mundial, su fe en Dios, su curiosidad y creatividad instintivas.

Describe también la lealtad de ambos hombres a Jesucristo y su amor por su iglesia y sus líderes, una iglesia que, algún día, cada uno de ellos dirigiría.

Un presidente vigoroso

Una reciente reunión semanal de los jueves del Quórum de los Doce Apóstoles en el salón superior del Templo de Lago Salado ha terminado. El Élder M. Russell Ballard, de 89 años, cojea — su propia palabra — hacia el ascensor, con sus dos rodillas con prótesis. Otros se le unen.

El Presidente Russell M. Nelson, de 93 años, se dirige rápidamente hacia las escaleras. El Élder Dallin H. Oaks, un ágil hombre de 85 años, intenta seguirle el ritmo a su amigo y presidente del quórum mientras comienzan a bajar las escaleras circulares en la esquina noroeste del templo. No lo logra.

A family photo of President Russell M. Nelson on a swing. | Family photo

"Me aferré de la barandilla para mantener el equilibrio," dice el Élder Oaks, "y avanzo lo mejor que puedo, y siempre es aparente que él puede moverse más rápido que yo en esas escaleras. Esa es una observación personal semanal sobre su lucidez y vigor físico."

El Élder Jeffrey R. Holland dice que sus colegas miembros del quórum también sacuden sus cabezas sobre cómo el Presidente Nelson sube las escaleras: dos escalones a la vez.

"El Presidente Nelson dice que tiene 93 años," dice Sheri Dew, una amiga de la familia quien supervisa el Deseret News como Vicepresidenta Ejecutiva de Deseret Management Corp., "pero varias veces le he dicho, '¿Es esa realmente la verdad? Me gustaría ver su certificado de nacimiento.'"

El martes, cuarenta y cinco años después de operar al Presidente Kimball, los líderes de la fe anunciaron que el Presidente Nelson es el decimoséptimo presidente en la historia de la Iglesia SUD. Él sigue al Presidente Thomas S. Monson, quien falleció el 2 de enero.

Para un hombre quien más de una vez ha pensado que su avión estaba a punto de caer y quien fue atacado por ladrones armados durante una invasión a la casa de misión SUD en Mozambique, pocas personas están preocupadas por su salud.

La mayoría se siente como el Élder Oaks. Esperan poder seguirle el ritmo.

Fe y lealtad

Años atrás, el Élder Oaks intentó una vez ayudar a tentar al Presidente Nelson para que se fuera de Utah. En 1965 él era un profesor de leyes en la Universidad de Chicago, cuando la universidad le presentó al Presidente Nelson una oferta extraordinaria. Él obtendría un aumento, un laboratorio de investigación, personal de apoyo y beca completa en universidades de su elección, para todos los nueve hijos que tenía en aquella época.

Dallin y June Oaks recibieron a Russell y Dantzel Nelson en su hogar de Chicago.

Elder Dallin H. Oaks answers questions at his office in the Church Administration Building in Salt Lake City on Wednesday, Jan. 10, 2018. | Kristin Murphy, Deseret News

"Estaba impresionado por su presencia," dice el Élder Oaks, "y encantado con su esposa, Dantzel. Ella y June se llevaron muy bien. Pasamos juntos un par de horas muy placenteras. Yo estaba tomando el papel de un abogado, para lo cual había sido entrenado profesionalmente."

Los Nelson estaban deslumbrados por la oferta, pero cuando él volvió a Lago Salado le pidió consejo al Presidente de la Iglesia SUD, David O. McKay. El Presidente McKay le dijo que no debería llevar a sus nueve hijas a Chicago.

Por lo cual, no lo hizo.

"Nuestra fe estaba muy segura," escribió. "Tuvimos el privilegio de recibir un pronunciamiento profético, e íbamos a ser completamente obedientes."

El Élder Holland dice que la fe, combinada con sus habilidades como cirujano y maestro, crean "una combinación bastante espectacular."

"¿Quién, al buscar el consejo de los hermanos, ha predicado con los hechos en cuanto a quién es un profeta?", dice el Élder Holland. "Si pedimos la opinión a un profeta, ¿estamos dispuestos a aceptarla? En mi opinión esa es una cualidad magnífica. Una que he visto repetidamente en la ingenua humildad y simpleza de la fe de Russell Nelson. ... él es así de humilde, él es así de ingenuo, en todo nivel y virtualmente en cada relación humana en la que le he visto. Es así de puro. Es así de simple en su fe."

Sigue al profeta

Esa decisión hizo posible que el Presidente Nelson estuviera en la sala de operaciones con el Presidente Kimball siete años más tarde. Huele como si un dentista hubiera usado un taladro durante un tratamiento de conducto. Minutos antes, el Dr. Nelson había usado una sierra para dividir a la mitad el esternón del Presidente Kimball.

Una música clásica suena suavemente. El Dr. Nelson, vistiendo una bata verde y una gorra blanca de cirugía, está observando el agotado corazón del Presidente Kimball. Él debe remplazar la válvula aórtica defectuosa con una prótesis. Luego intentará un injerto de baipás de la arteria coronaria.

Dr. Russell M. Nelson holds a model of the human heart. | Nelson family

Nadie tiene experiencia haciendo ambas operaciones en un paciente de 77 años de edad, le había dicho al Presidente Kimball. La operación "conllevaría un riesgo extremadamente alto." Cansadamente, el Presidente Kimball, en aquél momento presidente del Quórum de los Doce, dijo que estaba preparado para morir. Allí fue cuando el Presidente de la Iglesia, Harold B. Lee, se puso de pie y golpeó la mesa con su puño.

"Spencer, usted ha sido llamado! No va a morir!" dijo el Presidente Lee. "Usted va a hacer todo lo que necesite hacer para cuidarse y continuar viviendo."

La decisión del Presidente Kimball fue la misma que la del Presidente Nelson en cuanto a mudarse a Chicago. Inmediatamente, él concordó con el hombre a quien reverenciaba como un profeta.

"Esta decisión monumental, la cual moldeó la historia de la iglesia, no fue basada en recomendación médica," diría el Presidente Nelson. "Fue basada estrictamente en el deseo de un apóstol del Señor de ser obediente al consejo de sus líderes directos en la iglesia. Fue basada en la dirección inspirada de la Primera Presidencia de la Iglesia en respuesta a su solicitud."

Fe y fortaleza

El Presidente Nelson aún usa su máquina quitanieves para limpiar las aceras y accesos de coche de sus vecinos. Luego que el camión basurero visita el vecindario cada semana, él recorre toda la calle, llevando los botes de basura desde la calle hasta cada uno de sus hogares.

"Él es como un gato en un tejado de hojalata caliente," dice su hijo, Russell Jr.

Los familiares y amigos dicen que él claramente goza de una gran genética, pero que se mantiene constantemente saludable con actividad continua. Ante todo, él camina a menudo y camina rápido. Esquía la mayoría de los lunes — el día libre para los líderes de la iglesia, quienes ministran casi cada fin de semana — generalmente de 10 de la mañana hasta las 3 o 3:30 de la tarde, a menudo haciendo 10, 12 o 15 corridas. Cuando Russell Jr. sugiere parar para ir a almorzar, él les dice que es un día hermoso y sigue adelante.

Tiene una teoría en cuanto a su resistencia. El estar de pie por horas y horas en una sala de operaciones creó un cierto tipo de fortaleza.

Su fortaleza fue evidente cuando su envejecido amigo y colega por muchos años en el Quórum de los Doce, el fallecido Élder Joseph B. Wirthlin, comenzó a temblar y debilitarse durante la transmisión mundial de un mensaje en una conferencia general en el año 2007. El Presidente Nelson se puso detrás de él, le ajustó el cinturón, lo enderezó, y con una mano sostuvo su peso por los cinco minutos restantes.

Es evidente también en viajes de pesca en Ketchikan, Alaska.

President Russell M. Nelson fishing. | Family photo

"Paramos y hacemos pesca de fondo de fletán," dijo el Élder Mervyn B. Arnold, un Setenta Autoridad General. "Cuando jalas un fletán grande desde el fondo del océano, es como jalar una llanta de cemento de un semirremolque. Él lo jaló completamente. No pidió ayuda. Es vigoroso, y se entusiasma por ello, y está sonriendo todo el tiempo."

La pesca comienza a las 7 de la mañana, y dura hasta las últimas horas de la tarde, pero luego de cada día largo y físicamente cansador en Julio de 2016, el Presidente Nelson le hacía al Élder Arnold alguna pregunta similar a, "Bueno, ¿qué otra cosa le gustaría hacer hoy?" Un día fueron a ver a los osos pescar en los riachuelos interiores de desove de salmón de la región.

"Este es un hombre singular," dice el Élder Gregory A. Schwitzer, un médico y Setenta Autoridad General quien hasta recientemente supervisó el estado de salud de los 70.000 misioneros de la fe.

El Presidente Nelson se entristece cuando ve "cuerpos creados divinamente, usados descuidadamente." Él cree que el uso descuidado o el abuso daña la habilidad del cuerpo para sanarse por sí mismo.

"Nuestros cuerpos nos durarán mucho tiempo, si los cuidamos bien," comenta.

Oposición por venir

En algún momento el año pasado, sin anuncio formal, la membresía de la Iglesia SUD sobrepasó los 16 millones, de acuerdo a la página oficial de la iglesia. Eso es un incremento de los 5,6 millones que había cuando el Élder Nelson fue ordenado como apóstol en Abril de 1984.

A pesar de los aumentos, la iglesia enfrenta una aguda oposición a causa de algunas de sus doctrinas y políticas, las cuales mantienen una perspectiva eterna. El propio Presidente Nelson atrajo criticismo de parte de activistas LGBT luego que la iglesia afirmara una de las doctrinas fundamentales de la fe, que las familias eternas están basadas en el matrimonio entre un hombre y una mujer, y aclarara que los miembros que contrajeran matrimonios entre el mismo sexo estarían en apostasía. Dos meses más tarde, en Enero de 2016, el Presidente Nelson dijo que la aclaración de la política fue revelada por Dios.

"Hay muchas cosas en cuanto a esta obra y en cuanto a este rol que no nos hacen ganar ningún certamen de popularidad," dijo el Élder Holland. "Hablen con Jeremías, escuchen a Daniel. Entre la literatura más triste que tenemos se encuentra esa correspondencia entre Mormón y Moroni al final de sus vidas,” declaró, refiriéndose a los profetas antiguos. “No quiero decir que todo va a ser un paseo de rosas, pero el Presidente Nelson será amable, atento, indefectiblemente atento, pero fuerte, muy fuerte.

"Si alguno se pregunta si van a ver firmeza en toda esa bondad, eso será innegable en cuanto se refiere a verdades del evangelio, mandamientos del evangelio, lo que el Señor espera. Él sabe de quién es esta iglesia."

El Élder Oaks dijo que las enseñanzas del Libro de Mormón sobre la oposición en todas las cosas prepara a los líderes de la iglesia para ello.

"Dado ese hecho, pienso que debemos ser sensibles a las posiciones de las personas quienes no están de acuerdo con nosotros, y a las razones. Viendo esto, necesitamos tener un marco en el cual los diferentes puntos de vista puedan ser resueltos. Sé que el Presidente Nelson está de acuerdo con la necesidad de manejar la oposición con respeto porque lo he visto hacer eso mismo en sus responsabilidades."

Elder Jeffrey R. Holland, Quorum of the Twelve Apostles of The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, is interviewed in his office in Salt Lake City on Tuesday, Jan. 9, 2018. | Jeffrey D. Allred, Deseret News

Los Élderes Holland, Oaks y Ballard dijeron que esperan que el Presidente Nelson se hará camino a través de los crecientes grupos seculares con la habilidad de un diplomático natural, un rasgo que él ha mostrado durante un ministerio personal que ha alcanzado 133 naciones. Por ejemplo, él ayudó a sentar las bases para el reconocimiento de la iglesia y la obra voluntaria y misional en Rusia y países de Europa del Este entre 1985-89. Ha hecho lo mismo en Turquía y otros lugares y ha dedicado 31 países para la predicación del evangelio.

El Élder Ballard describió al mundo como enmarañado, pero indicó que el Presidente Nelson está preparado para el desafío.

"El conflicto continuará, y pienso que el Presidente Nelson está maravillosamente preparado para guiarnos a través del mismo," declaró.

Un líder que escucha

El mes pasado, el Presidente Nelson estaba sentado tranquilamente durante una reunión matutina de los jueves en el templo, mientras el resto del Quórum de los Doce participaba en una conversación larga y productiva sobre un tema en particular. El Élder Holland paró la conversación y le preguntó al líder de su quórum sobre sus pensamientos.

"Estoy pensando y estoy escuchando, y decido no comentar," dijo el Presidente Nelson.

"En ese momento él quería escuchar a los demás," dijo el Élder Holland. "Él quería pensar, él quería escuchar. Él quería escuchar al Señor, y esa no es una mala lección para todos nosotros en cuanto a que si somos los únicos que hablamos, probablemente no estamos aprendiendo mucho."

President Russell M. Nelson stands in his office in Salt Lake City on Tuesday, Sept. 29, 2015. | Jeffrey D. Allred, Deseret News

Familiares y amigos definen al Presidente Nelson como un oyente tolerante, amable y compasivo. El Élder Schwitzer dice que el Presidente Nelson siempre da su completa atención.

"Él escucha con una intensidad que jamás he visto igualada por nadie."

El Élder Mervyn B. Arnold fue el beneficiario personal de la escucha ministerial del Presidente Nelson. Él era uno entre varios hombres quienes se reunieron para breves

entrevistas mientras el Presidente Nelson reorganizaba una presidencia de estaca en Taylorsville, Utah. Le preguntó al Élder Arnold sobre su esposa e hijos. Luego le preguntó al Élder Arnold si la familia tenía algún otro hijo.

"Él sabía que había algo más. Dije, 'Bueno, tengo un niño quien falleció,'" recuerda el Élder Arnold. "Él solamente me dijo, 'Hábleme sobre eso.' Por los siguientes 30 minutos él escuchó, ministró y alivió una profunda herida. Salí de esa entrevista sintiendo el bálsamo sanador del Salvador sobre mí."

Schwitzer asistió a una reunión de los Doce en la cual ellos revisaron el cambio de la edad misional y el uso de aparatos electrónicos en la obra misional. El Presidente Nelson escuchó preocupaciones respetuosas que eran apropiadas en el contexto de la reunión.

"Silenciosamente escuchó y entonces vino esta respuesta, 'Mis hermanos, recuerden porqué tomamos estas decisiones. Lo hicimos para salvar a la siguiente generación de la iglesia.' Esa declaración hizo eco en mi mente." Dijo el Élder Schwitzer. "El Presidente Nelson está enfocado en el misionero y en el efecto de esas experiencias en las vidas de estos jóvenes."

Órgano precioso

Las cuatro válvulas de un corazón se abren y cierran más de 100.000 veces por día, más de 36 millones de veces por año, sin necesitar descanso o reparación. Es un órgano precioso, dice el Presidente Nelson.

Dr. Russell M. Nelson performs cardiac surgery. | Nelson family

"Cada día," escribió él en su autobiografía en 1979, "bombea suficiente fluido como para llenar un tanque de 2.000 galones (7.571 litros aproximadamente) de un coche y realiza un trabajo equivalente a cargar a un hombre de 150 libras (68 kilogramos aproximadamente) hasta el piso superior del Edificio Empire State mientras consume 4 vatios, menos energía que la usada por la bombilla eléctrica más pequeña en nuestro hogar."

Parte de su motivación para especializarse en enfermedades cardíacas fue el ver como una cardiopatía reumática causó el deterioro y muerte de Nettie Davis, la esposa de un amigo, vecino y colega en la Universidad de Minesota. El Presidente Nelson se había graduado de la preparatoria a los 16 años y de la facultad de medicina a los 22 años, y trajo a su joven novia al este en busca de un doctorado en medicina.

Minesota era el semillero en investigación sobre cirugía a corazón abierto, y él probó ser un investigador talentoso para Clarence Dennis, quien formó un equipo para desarrollar una máquina corazón-pulmón artificial. Ingenuamente, el joven Presidente Nelson pensó que el trabajo sería fácil, pero los propios equipos debían diseñar la máquina. Cuando finalmente lograron mantener perros vivos brevemente, luego morían de una enfermedad misteriosa.

Dennis dejó al Presidente Nelson a cargo del laboratorio mientras él se embarcó en un extenso viaje en el extranjero. Cuando Dennis regresó, su protegido había encontrado el problema. El proceso de limpieza del laboratorio no estaba eliminando las bacterias. El Presidente Nelson desarrolló un proceso de purificación. El descubrimiento y solución se convirtieron en la base de su tesis y varios artículos publicados en revistas médicas, el primero de más de 70 documentos revisados por colegas que el publicaría.

Dennis y un colega utilizaron la máquina del equipo para realizar la primera cirugía a corazón abierto en un ser humano en 1951. El paciente murió, pero los principios fueron usados en la primera operación exitosa en 1953.

"Marcó el punto de transición importante en la historia quirúrgica entre ganar acceso al corazón abierto y latente, y saber qué hacer una vez que ese acceso se ha logrado," escribió el Presidente Nelson en su autobiografía. "Se había encontrado un nuevo mundo sobre la posibilidad de reparación quirúrgica del corazón."

El Presidente Nelson fue el primero en realizar la operación al oeste del Misisipi en 1955, cuando utilizó un oxigenador que él mismo diseñó para hacer de Utah el tercer estado en los Estados Unidos en albergar una cirugía a corazón abierto exitosa.

Realizó aproximadamente 7.000 operaciones antes que su carrera quirúrgica terminara abruptamente con el llamado para servir como un apóstol.

"(Él está) ahí arriba junto con las leyendas más grandes en cirugía cardiotorácica," dice el Dr. Craig Selzman, jefe de la División de Cirugía Cardiotorácica de la Universidad de Utah y profesor de cirugía.

Rodeado por mujeres

Con nueve hijas, una nuera, y luego de la pérdida de quien fuera su primera esposa por 59 años, Dantzel White, su matrimonio de casi 12 años con Wendy Watson, sus amigos y colegas líderes en la iglesia creen que el Presidente Nelson está singularmente preparado.

Dew, quien sirvió en la Presidencia General de la Sociedad de Socorro entre 1997 y 2002, dice que él tiene un profundo aprecio por los dones de las mujeres.

President Russell M. Nelson with daughter Sylvia and great grandchildren. | Nelson family

"El Presidente Nelson ha estado rodeado por mujeres magníficas, comenzando con su esposa Dantzel y, tras su muerte, su segundo matrimonio con Wendy," comenta ella. "Pero él también tiene nueve hijas y una nuera, nietas y bisnietas espléndidas. Él cree que las mujeres son extremadamente importantes para la iglesia, para la familia, para la sociedad, para el mundo. Estoy entusiasmada de que la iglesia sepa más sobre eso."

Los líderes de la iglesia recientemente enfatizaron las voces de las mujeres en los consejos de maestros, consejos de barrio y consejos de estaca. En Agosto de 2015, la iglesia agregó mujeres a tres de los comités directivos de la iglesia — el Consejo Ejecutivo del Sacerdocio, el Consejo Ejecutivo Misional y el Consejo Ejecutivo en Templo e Historia Familiar.

Dos meses luego, el Presidente Nelson alentó a las mujeres en la iglesia a dar un paso adelante, dar su opinión y expresarse en los consejos de barrio y estaca, en sus hogares, la comunidad y la iglesia.

"Necesitamos mujeres que sepan cómo lograr que sucedan cosas importantes por medio de su fe y quienes sean valientes defensoras de la moralidad y las familias en un mundo enfermo por el pecado," agregó.

El Élder Holland dice que toda la vida de educación que ha tenido el nuevo presidente de la iglesia en cuanto a las mujeres en su familia, hará de él alguien excepcional.

"Creo que Russell Nelson será tan sensible, receptivo y anticipatorio hacia el papel de las mujeres en la iglesia como cualquier hombre que haya sido, o algún día será, el presidente de la iglesia," comenta.

Russell Nelson Jr., Director Financiero de ThomasARTS en Lago Salado, dice que su padre le enseñó directamente a tratar con respeto a su madre, hermanas, esposa e hija.

"Y," agrega él, "Tengo la impresión que no hubiera sido nada diferente si hubieran sido 10 varones. A todos nos hubieran enseñado la misma cosa. No hay nada más sagrado que el papel de la mujer en la familia y en el mundo."

Fe y obras

En 1985, el nuevo Presidente de la Iglesia SUD, Ezra Taft Benson, luego de haber sido apartado, entregó nuevas asignaciones a los Doce en la primera reunión de los jueves en el templo.

"Quiero que usted abra todos los países de Europa del Este para la predicación del evangelio," le dijo al Presidente Nelson, en aquél momento un apóstol menor.

Dew cuenta que le escuchó contar la historia de su reacción: "Pensé para mis adentros, 'Soy un cirujano. Estoy sentado al lado de Dallin Oaks, un abogado. Él es quien sabe cómo abrir países. Yo no sé cómo abrir países.' Entonces me dije a mi mismo, 'El profeta tiene fe en mí y me ha dado una asignación.' Así que me puse a trabajar."

President Russell M. Nelson reflects upon his new appointment as president of the Quorum of the Twelve Apostles in Salt Lake City on Tuesday, Sept. 29, 2015. | Jeffrey D. Allred, Deseret News

Hizo unos 30 viajes a Europa del Este y a lo que en aquel entonces era la Unión Soviética en menos de cinco años, pero cuando el Muro de Berlín cayó en 1989, él había reportado al Presidente Benson que casi cada país en Europa del Este había reconocido la iglesia y aceptado misioneros.

"Pienso que es una combinación muy importante de fe y obras," dice Dew. "Él es muy listo y con tendencia a aprender y a buscar información por si mismo, pero él combina eso con un conocimiento seguro de que en cierto punto el Señor abrirá el camino. Y eso es una combinación muy poderosa en el Presidente Nelson."

Dew le preguntó que aprendió él de esas experiencias en Europa del Este. Él respondió simplemente.

"Que al Señor le gusta el esfuerzo," declaró.

"La lección," dice ella, "es que trabajamos y trabajamos y hacemos todo lo que podemos, y finalmente nosotros no abrimos las puertas, el Señor abre las puertas."

Hombre de familia

El Presidente Nelson no sirvió una misión de tiempo completo cuando era joven a causa de la Segunda Guerra Mundial, pero pocas personas saben que sirvió como misionero en la Manzana del Templo por una década. De 1955 a 1965, él proveyó giras y dio a conocer la Iglesia SUD a personas entre las 4 y las 5 de la tarde cada jueves.

Él estima que habló con 12.000 a 25.000 personas.

También ha enviado 76 misioneros de su familia. Con dos nacimientos la semana pasada, los Nelson son ahora 10 hijos, 57 nietos y 116 bisnietos.

President Russell M. Nelson with a grandson. | Family photo

El equilibrio en su vida de trabajo y ministerio podría parecerse a la película de 1950, "Más Barato por Docena," basada en la vida real de la familia numerosa Gilbreth y el jefe de familia, un pionero en el campo del estudio del movimiento y la eficiencia.

A diferencia de ese padre, sin embargo, el Presidente Nelson no se opuso a los deseos de sus hijas por tener cabello corto y maquillajes.

De hecho, por varios años él les rizaba el cabello.

Cuando su esposa Dantzel se unió al Coro del Tabernáculo Mormón, ella debía salir de la casa temprano los Domingos para llegar al Tabernáculo.

"Hacíamos fila en el baño," dice Sylvia Nelson Webster. "Él sacaba esos ruleros de esponja rosa, y nuestro cabello estaba por todos lados, rizos por doquier. Él lo peinaba lo mejor que podía, ponía un clip o una banda elástica y ataba un moño. Nos

preparaba como en una línea de ensamblaje, y nos veíamos bastante decentes. Bendito sea por hacerlo. Hacía lo mejor que podía cuando éramos ocho contra uno."

Fiestas familiares

Cada mes, la numerosa familia Nelson se reúne en un hogar diferente para celebrar los cumpleaños y aniversarios del mes. El Presidente Nelson saluda a cada familia por su nombre y con un abrazo. Si alguien ha dicho algo bueno sobre uno de ellos durante sus viajes por la iglesia, él lo comparte.

"Él dirá, 'Como abuelo, eso hace que mi pecho explote!" dice Katie Irion Owens, de 40 años, ama de casa con un título en enfermería y madre de cuatro hijos en South Jordan, Utah.

Nelson family ski outing. | Nelson family

"Es el abuelo más bondadoso, amoroso, generoso, amable, considerado y cariñoso," agrega ella. "Estoy agradecida por ser su nieta, y sé que es recíproco porque me lo demuestra."

Una de las maneras en que lo hace es esquiando. Cuando él se va a esquiar, envía correos electrónicos a los miembros de la familia para invitarlos a que se le unan. Pasar tiempo hablando con él en la telesilla es un tesoro, dice Nelson Jr.

"Las familias eternas lo son todo para el Presidente Nelson," comenta el Élder Arnold.

Lo que Nelson Jr., Webster y Owens desean que el mundo sepa acerca de su padre y abuelo, es que él es divertido. El esposo de Webster, Dave, dijo que el hogar de los Nelson siempre tenía múltiples pretendientes a la hora de estar cada uno en su casa. Si los varones no se iban a tiempo, él aparecía de improviso.

"¿Sabías tú que estabas aquí?" diría él.

Si no se iban, el regresaba.

" ¿Sabías tú que aún estabas aquí?"

Pérdidas dolorosas

La sexta hija de los Nelson, Emily Nelson Wittwer, falleció de cáncer en 1995, a los 37 años. Tenía cinco hijos con su esposo, Brad.

"Cuando la Tía Emily falleció," dice Owens, "Observé a mi abuelo alzar a los niños de ella en el funeral y consolarlos."

Brad Wittwer se volvió a casar y tiene tres hijos con su segunda esposa. Esos niños son contados como nietos Nelson.

Pocos meses antes de cumplir los 60 años de casados, la Hermana Nelson falleció en 2005 a la edad de 78 años.

"Eso fue profundamente entristecedor, especialmente para él," declara Nelson Jr. "Podíamos ver esa tristeza, y eso es algo que no siempre habíamos visto. Era extraño siquiera ver un rostro triste en nuestro padre, y entonces por el fallecimiento de nuestra madre, pudimos notar que fue un golpe grande para él."

Elder Russell M. Nelson and his first wife, Sister Dantzel White Nelson, who died in 2005. | IRI

"Él la extrañaba," comenta Owens.

Luego que Emily y la Hermana Nelson fallecieron, Nelson Jr. le peguntó a su padre que podía hacer por él. Él respondió la misma cosa cada vez.

"Solamente sigue viviendo el evangelio. Ve a casa, abraza a tus hijos y sigue siendo un buen padre."

"Eso es lo que más recuerdo," indica Nelson Jr., "de algunos de esos momentos de prueba que finalmente nos han fortalecido como familia y en nuestros testimonios."

El Presidente Nelson también lamentó la muerte de pacientes. Dos hermanas jóvenes murieron en su mesa de operaciones en los años 50, una tragedia la cual él una vez indicó "literalmente me deshizo," recordó en un discurso en una conferencia general en Abril de 2016 . La familia "guardó un resentimiento persistente en contra mío y la iglesia" por casi 60 años.

Una experiencia espiritual lo impulsó a reconectar, y el padre y el hermano de las jóvenes volvieron a ser activos y fueron sellados en un templo SUD.

Un nuevo día

Al igual que el Presidente Nelson, la Hermana Wendy Watson Nelson, de 67 años, tiene un doctorado. Se complementan bien el uno al otro, dicen los familiares y amigos.

"Luego que él se volviera a casar hubo un cambio inmediato en su rostro," dice Nelson. "La tristeza se había ido, y nos hizo muy bien a todos el ver esa felicidad nuevamente. Wendy ha sido una compañera maravillosa para él, y ha estado a su lado por 12 años.

"También ha sido maravilloso el ver que cómo se aman uno al otro. Y las cosas que son capaces de hacer juntos son mucho más grandes de las que yo pienso que él hubiera podido hacer sólo. Así que yo, por supuesto que como su hijo y como una persona cercana a él, puedo ver como él ha sido preparado a través de los años para este puesto y este llamamiento, y una parte clave en esto es que Wendy está en su vida."

Calmada disciplina

En Mayo de 2009, unos pistoleros armados invadieron la casa de la misión SUD en Maputo, Mozambique, donde el Presidente y la Hermana Nelson estaban comiendo ensalada de tacos con el presidente de área, el presidente de misión, sus esposas y otra pareja.

Se informó luego que los asaltantes intentaron lastimar al Presidente Nelson y llevarse a la Hermana Nelson como rehén. Le rompieron el brazo a la esposa del presidente de misión. La Hermana Nelson dijo que, sin embargo, ella sintió paz. El Presidente Nelson estaba sereno. Ellos sufrieron heridas superficiales y los pistoleros huyeron.

President Russell M. Nelson sits down with a puzzle in his spare time. | Nelson family

La calma ayudaría a definirlo.

Algunos cirujanos escuchan música fuerte, botan instrumentos e insultan durante las operaciones. No el Dr. Nelson.

"Lo interesante acerca de las operaciones de Russell Nelson, las cuales muchos de nosotros intentamos duplicar, es que son muy tranquilas y controladas," dice John Doty, un cirujano torácico y cardíaco en IHC en Murray, Utah, e hijo de su ex-socio. "Simplemente tranquilo, calmado, controlado, organizado y metódico."

El Élder Arnold cree que el Presidente Nelson no nació con esos atributos.

"Él ha trabajado duro en estos atributos — fe, caridad, amor, bondad — y se han convertido en algo natural para él," dice el Élder Arnold. "No tiene maldad. No tiene otro interés sino el interés del Salvador y nuestro Padre Celestial."

Hay evidencia de que él ha aplicado una auto disciplina fuerte. Recuerda la admonición de su maestro de coro de la preparatoria, "No pierdan el tiempo, muchachos. Es la cosa de la que la vida está hecha," y sus hijos dicen que él es siempre decidido y estricto en cuanto a cuándo se va a la cama y cuándo se levanta.

El Presidente Nelson se pesa diariamente. Si ha subido una o dos libras (medio kilo a un kilo aproximadamente), camina hasta bajarlas.

Su disciplina consistente, dice el Élder Schwitzer, convirtió a un joven genio en un exitoso hombre de familia, discípulo, cirujano e investigador.

Por otro lado, el Presidente Nelson parece haber nacido con curiosidad y creatividad.

Su yerno, David Webster, describe placenteras conversaciones con el Presidente Nelson en cuanto a las maravillas de una naranja o sobre la luna.

"Tengo esta teoría en cuanto al Presidente Nelson," dice el Élder Holland, "y es que probablemente desde su nacimiento, él ha estado intrigado sobre cómo funcionan las cosas." Él ha aplicado eso a las personas y al evangelio, agrega el Élder Holland. Es lo que lo hace un erudito.”

El Élder Arnold dice que el Presidente Nelson es observador, absorbiendo tanto los detalles como la imagen global.

"Él lo nota todo, desde las aves hasta las ballenas y los lobos marinos. Es como que él absorbe el todo, la vista panorámica."

Creando un profeta

El nuevo presidente de la Iglesia SUD ha conocido a 10 de los 16 anteriores presidentes de la fe. El primero que conoció, el Presidente Heber J. Grant, agregó combustible a su ferviente auto disciplina al enseñarle repetidamente que "Cuando persistimos en hacer aquello que es dificultoso, se nos convierte en más fácil de hacer."

No se necesitaba persistencia con su entonación perfecta. Su maestra del Coro A Cappella de la preparatoria lo presentó en actuaciones en todo el Valle de Lago Salado. Ella llamaba estudiantes de la audiencia para que tocaran una nota en el piano. Él identificaba cada nota.

President Russell M. Nelson and his wife, Sister Wendy Watson Nelson, at the dedication of the Brigham City Temple. | Nelson family

Su agudeza musical fue útil en sus años noventa. Ha dirigido y provisto la música, regularmente, en las reuniones del Quórum de los Doce, corriendo desde el podio hacia el órgano.

Él ha desarrollado una disposición para resolver problemas. Como cirujano, puso eso sobre el reconocimiento por patentes o nuevos procedimientos que él ayudó a innovar, y trabajó en colaboración con otros cirujanos, compartiendo conocimiento en cuanto a nuevas técnicas.

"Nuestra competencia no era entre nosotros," él ha dicho. "Nuestra competencia era contra la enfermedad, la muerte y la ignorancia. Por supuesto que nos ayudamos unos a otros. Queríamos salvar vidas."

"Pienso que él es la estrella del momento, el hombre para este tiempo" dice el Élder Ballard.

"Él es muy sabio, muy listo, él es muy amable y considerado. Quiere conocer los hechos, y es muy decidido. Le digo a la gente que a él no le será difícil tomar decisiones para la iglesia porque cualquier persona que ha tenido el corazón de otro en su mano — él ha tenido que tomar decisiones para salvar vidas toda su vida"

Bondad

Diez años luego de haberse retirado, el Presidente Nelson regresó a la sala de operaciones en una bata verde y una gorra blanca. Pero él no estaba realizando esta operación. En cambio, él estaba de pie en una pequeña sala, observando sobre el hombro de su antiguo socio, Donald B. Doty.

Elder M. Russell Ballard is interviewed in his office in Salt Lake City on Tuesday, Jan. 9, 2018. | Jeffrey D. Allred, Deseret News

El paciente es el Élder M. Russell Ballard, el compañero del Presidente Nelson en los Doce.

"Él estuvo al lado del cirujano durante todo el tiempo que yo estuve en cirugía," dijo el Élder Ballard. "El profesor estaba observando muy cuidadosamente lo que le estaba pasando a uno de sus colegas. Ese es el tipo de afecto que él tiene por sus hermanos. Me hizo quererlo aún más. ¿Quién mejor que él para tener sus ojos sobre tu corazón mientras está recibiendo un baipás?"

El Presidente Nelson operó a numerosos líderes de la iglesia — el Presidente Kimball, el Presidente Boyd K. Packer y el Élder Paul H. Dunn, quien tuvo un ataque al corazón cuando el procedimiento estaba por comenzar.

Pero él también ha estado sobre los hombros de Doty cinco veces, por procedimientos de baipás para el Élder Ballard, el Presidente Howard W. Hunter, el Élder Robert D. Hales, el Élder Joseph B. Wirthlin y el Élder David B. Haight.

"Él hizo esto para demostrar su lealtad a sus colegas de los Doce," dice Doty. "para ser honesto, a mí no me molestó para nada. Encuentro muy reconfortante el tenerlo a él allí."

Es un ejemplo de lo que el Élder Holland llama la "bondad inestimable e infalible del Presidente Nelson”

"Por supuesto, eso es lo que uno esperaría de un profeta," agrega él. "Eso es lo que teníamos con el Presidente Monson, eso es lo que teníamos con el Presidente Hinckley y los demás. Ciertamente ustedes verán eso en Russell M. Nelson. Él es un caballero consumado. Él puede ser el hombre por el cual la palabra 'caballero' fue creada."

Lanzamiento perfecto

Con el Presidente Kimball en la mesa de operaciones, el Presidente Nelson ha implantado la válvula aórtica prostética y completado el injerto del baipás de la arteria coronaria.

Ahora es el momento de la verdad. Es el momento de un choque eléctrico al corazón del Presidente Kimball para reiniciarlo. Comienza a latir. Simultáneamente, él recibe una impresión de que el hombre en la mesa de operaciones es el futuro presidente de la iglesia SUD.

President Russell M. Nelson and Sister Wendy Watson Nelson in Pennsylvania at the dedication of the newly developed Priesthood Restoration Site in 2015. | Nelson family

El la define como la única operación sin errores de su carrera, comparándola con un lanzador quien lanza un juego perfecto en béisbol. Él lo atribuye a la bendición del sacerdocio que recibió de la Primera Presidencia.

Doce meses más tarde, el Presidente Lee fallece inesperadamente. El Presidente Kimball se convierte en el decimosegundo presidente de la iglesia.

Ahora, 44 años más tarde, el cirujano del Presidente Kimball es el decimoséptimo presidente de la iglesia.

"De alguna manera, en todo eso hay una percepción en lo que pienso será el lanzamiento perfecto que Russell Nelson traerá al liderazgo de la iglesia," dice el Élder Holland. "Él, él mismo, puede no ser perfecto, como ninguna persona mortal lo es, pero pienso que en su liderazgo y en su percepción y en lo que él hará ante el Señor para entender y aprender y escuchar, él va a hacer un lanzamiento perfecto.

"Yo, por mi parte, estoy muy, muy ansioso de ver su administración presidencial desenvolverse. Esa es la manera en que él ha sido con nosotros en nuestro Quórum. Esa es la manera en que el será con toda la iglesia. Bondadoso, amable, listo, perspicaz y haciendo un lanzamiento perfecto. Va a ser un tiempo apasionante."

CONTRIBUYÓ: Ben Lockhart